Quienes trabajan en el nivel inicial desde hace muchos años seguramente hoy podran comprobar que la presencia del jardín de infantes o del jardín maternal se ha incorporado en vastos sectores de la población. A su vez, si bien dentro de la historia del sistema educativo este nivel es el más reciente, es posible afirmar que desde sus inicios ha recorrido un camino que, en la actualidad, permite definirlo como un nivel de identidad propia.

Este nivel se ocupa de la asitencia y la educación escolar de los niños desde los cuarenta y cinco días hasta que ingresan a la escuela primaria, y está compuesto por dos ciclos:

* Primer ciclo: Desde los cuarenta y cinco días hasta los dos años.
* Segundo ciclo: Desde los tres años hasta los cinco años.

Cabe aclarar que, de acuerdo con las legislaciones vigentes en cada país, estas edades pueden variar.

Históricamente el jardín de infancia surgío de la confluencia de varios factores: por una parte, frente a las demandas sociales relacionadas con la incorporación de la mujer al mundo del trabajo y, por otra parte, ante las diferentes concepciones referntes al niño, a la mujer y a la familia, que aparecieron en distintas partes del mundo, especialmente ne Europa, a partir de la Revolución Industrial, a fines del siglo XVIII.

El auje de la Revolución Industrial trajo aparejado a partir de la invención de la máquina de vapor un desarrollo a pasos agigantados de la industria textil y provocó que las poblaciones campesinas emigraran alrededor de las fábricas en las ciudades.

En las fábricas de las grandes ciudades fue donde la gran demanda de mano de obra ocasionó que las mujeres se incorporaran al circuito productivo con un trabjo rentado fuera del hogar y que, consecuentemente, dejaran de ocuparse sólo de las tareas domésticas.

si se tiene en cuenta que estos hombres y mujeres trabajaban en los telares durante jornadas de hasta dieciséis horas, no resultaría difícil imaginar a los niños deambulando sin protección ni guía por las calles. Fue precisamente en este marco donde comenzaron a surgir las primeras instituciones de carácter filantrópicoy asistencial para atender a estos pequeños es decir, para ocuparse de su guarda y cuidado.

Fue a partir de este momento histórico cuando, paulatinamente, se comenzó a pensar en la infancia y se empezó a considerar al niño como un sujeto con características propias. Asimismo, durante este período surgió no solo el interés por conocer tanto su pensamiento como su psicología, sino la preocupación por su salud y por su educación.

De este modo, con el transcurso del tiempo, estas instituciones destinadas a albergar y cuidar a los niñosfueron desarrollando un fuerte carácter educativo, con orientaciones pedagógicas y didácticas propias.


Fuente:Escuela para Educadoras. Enciclopedia de Pedagogía Práctica Nivel Inicial. 2008